Los dos grandes exponentes del grunge murieron un 5 de abril, con años de diferencia, el fadico día se llevó a leyendas de la música.

El 5 de abril de 1994, Kurt Cobain se atrincheraba en su casa de Seattle, trababa la puerta de su habitación y escribía una carta de despedida, tomó su caja de cigarrillos favorita, se inyectó tres dosis de heroína, tomó un par de cervezas y colocó dos toallas en el suelo junto a su licencia de conducir para que lo pudieran identificar. Cobain decidido se sentó en el suelo y con una escopeta calibre 20 se dió un disparo en el mentón. Pasó 3 días en esta condición, fue el 8 de abril, cuando un electricista llegó a su casa y encontró el cuerpo que ya reportaba varios días desaparecido, el técnico pensó que era un maniquí.


Así acababa la atormentada vida de una de las personas que marcó una generación, el líder de Nirvana daba fin a un sufrimiento emocional que lo aquejó casi toda su vida. Su carta de despedida Fue dirigida a su amigo imaginario de la infancia “Boddah”, su esposa Courtney y su hija Frances. En ella escribió:

“Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo rock’n’roll. Me siento increíblemente culpable.Por ejemplo, cuando se apagan las luces antes del concierto y se oyen los gritos del público, a mí no me afectan tal como afectaban a Freddy Mercury , a quien parecía encantarle que el público le amase y adorase.Lo cual admiro y envidio muchísimo.De hecho, no los puedo engañar, a ninguno de ustedes. Simplemente no sería justo ni para mí.Simular que me lo estoy pasando el 100% bien sería el peor crimen que me pudiese imaginar”.


Solo fueron tres discos de Nirvana, pero un legado imborrable en la música, Su banda cuenta con más 10 millones de escuchas activas en Spotify y su imagen es reconocida en todo el mundo.

Por otro lado, el 5 de abril del 2002, en su departamento en Seattle, de una sobredosis de heroína muere Layne Staley, la voz de Alice in Chains. Su cuerpo fue encontrado el 20 de abril por su madre que junto a la policía entró a la fuerza de aquel lugar.

Staley cargaba años de deterioro, alejado de los escenarios y de la banda que lo lanzó a la fama. La heroína y cocaína fueron su gran condena, durante el periodo de Alice In Chain, su adicción ya venía trayendo estragos, la banda comenzó a cancelar tour y alejarse de las presentaciones en vivo, el 10 de abril del 96, se presentaron en el MTV Unplugged siendo esta una de las últimas apariciones en público del vocalista. Ese mismo año fallece su pareja Demri Parrott, situación que lo hundió aún más en la depresión y las drogas. Layne y Demri son retratados en el álbum homónimo de Mad Season.