El pasado viernes 29 de mayo, JuanJuan estrenó «No tengo un ejercito pero tengo calcetines», su álbum debut que contempla 12 canciones que divagan distintas ideas, ritmos y sonidos.

Ex integrante de Dion y We Are The Grand, el músico, compositor y productor, Juan M. Aguirre, conocido como JuanJuan, no es primerizo en el mundo de la música. Un largo recorrido por los escenarios chilenos y del continente lleva a cuestas, en donde destacan Lollapalooza Chile (2014 y 2017) y Vive Latino México (2015, 2017). Esta vez, el oriundo de Antofagasta prepara su camino solista con su primer álbum titulado «No tengo un ejercito pero tengo calcetines».

Un álbum de 12 canciones que intenta «Personificar a la trágica voz latina a través de distintas historias«. Grabado en Estudio Par, por Ismael Palma y Hernán Godas, producido por JuanJuan, mezclado por Felipe Castro y masterizado por Francisco Holzmann en Clio Mastering.

“No tengo un ejercito pero tengo calcetines” llega en plena pandemia y confinamiento por el covid-19 se transforma en el momento perfecto para encontrar un significado a su nombre, ya que queda a libre interpretación, pero que va cobrando sentido a medida que el disco avanza.

Todo comienza con el riff de guitarra de «Aquí no somos fans de nadie», una canción que deja en claro la versatilidad y la experimentación musical que JuanJuan logra en su álbum debut, un coro pegajoso convierte a este primer track en la puerta de entrada perfecta. Esto da paso a «Atrapado», una canción alegre, mucho más pop, en la cual las guitarras son protagonistas, una constante que se repetirá en gran parte del álbum, dando gran importancia a los riff y sonidos que el mismo instrumento puede dar.

El tercer track es «La distancia te hace bien«, canción que baja las revoluciones pero no su intensidad, se dirige hacia el desamor y la separación, un track que se deja entrever los detalles de masterización, los cuales que se agradecen demasiado. «Tirame Las Cartas» sigue con la misma forma que su predecesor, el esfuerzo por crear coros que queden en la mente, es el gran recurso de este disco y que JuanJuan sabe utilizar muy bien.

Sintetizador y el sonido electrónico se hacen presentes en «La Paciencia De Los Que Nunca Están», canción en que los arreglos junto a la voz «trágica latina» de su compositor, logran una mezcla homogénea que no flaquea en este álbum. Dando una pausa, llega uno de los temas melódicos en son de balada más lindos del disco. «Dime Otra Vez» explora la introspección de JuanJuan, una canción que se siente como un hit, una letra cautivadora acompaña a los tremendos arreglos musicales que hacen gala en «No Tengo Un Ejercito Pero Tengo Calcetines», casi 4 minutos que vale la pena repetir una y otra vez.

Un claro ritmo latino se siente en «Caetano es Mi Pastor», una seña al gran cantautor brasileño Caetano Veloso, un track corto e instrumental que sirve como homenaje y desliza esa exploración de la música latina y el rock. El corte abrupto da paso a «No es Fácil», la octava canción, donde la resignación y aceptación personal son el tema principal, «acéptalo que ya no dormirás a su lado, acéptalo que ya no vivirás a su lado, acéptalo que ya no llorarás a su lado, acéptalo a su lado», nos dice JuanJuan, explorando esas emociones personales y el aceptar para dejar ir. Siguiendo con la exploración de las emociones personales, sigue «Esa No Es Forma de Vivir», track que comienza a sembrar la despedida del disco. Un empujón para «No Te Atrases Tanto», canción que retoma la balada pop y la hunde entre guitarreo, coros y juegos vocales, comienza el cierre del disco.

En el penúltimo track nos encontramos con «Tu Canción (Si la Quieres)», una canción que nos recuerda al más puro estilo del indie rock y se convierte en una de las mejores del disco, una letra que engancha y que su compositor interpreta de manera inteligente mientras las guitarras siembran el camino, es la tónica. La melodía viaja por el espacio y cala en los huesos, entre la introspección y el amor, engloba en gran parte la idea del disco. El coro explosivo y el buen arreglo se siente demasiado bien en los oídos.

Todo acaba con «Noches de Abril», una canción adecuada para ser la última y el cierre. La melodía final que da literalmente un adiós. Un track que podría ser perfecto par una fogata cuando las copas ya están haciendo su efecto. A pesar de estar en el último lugar del disco, «Noches de Abril», cautiva y encanta, demuestra el potencial de su creador, da una despedida que nos deja con el corazón en la mano.

“No tengo un ejercito pero tengo calcetines” es un disco versátil, donde la experimentación musical es bien lograda, destacan los arreglos y la masterización que se convierten en un actor más. El disco debut de JuanJuan, solo nos deja instalado el comienzo para más, en donde las ideas sobran y solo debemos esperar, que el mundo vuelva a ser lo que conocíamos, o ¿por qué no?, algo mejor. Para descubrir todo el potencial que Juan M. Aguirre nos puede entregar a futuro.