A lo largo de sus 3 años de existencia, el Festival En Órbita se ha posicionado como uno de los puntos de referencia cuando se trata de eventos relacionados con la música alternativa. Bandas como Os Mutantes, Thee Oh Sees, Parquet Courts, Damo Suzuki y Lee Ranaldo, entre otros, han pisado escenarios locales gracias al evento.

No sólo el espectáculo principal es el que arrastra miradas. La organización del festival ya conoce muy bien a su público, y entiende que la manera de tenernos enganchados es entregándonos espectáculos de calidad cada cierto tiempo. En esta oportunidad, los norteamericanos de Cloud Nothings debutaron en el ya recurrente Bar Loreto.

A pesar de llevar una carrera de 10 años sobre sus hombros, los originarios de Cleveland siguen sonando como una banda adolescente, en el mejor sentido de la expresión. Dylan Baldi podrá parecer un tipo introvertido, pero frente a un micrófono y con su guitarra en mano, la postal es radicalmente distinta.

No hizo falta mucho para dejar contenta a la audiencia. El grupo venía promocionando su última placa,  Last Building Burning (2018), que acaparó 8 de las 15 canciones que tocó la banda, el resto se repartió entre clásicos de sus trabajos previos.

El show duró casi una hora, pero se sintió como un respiro. “Aguanten los Nube”, gritaba el público, pero yo creo que los que teníamos que aguantar éramos nosotros. El pogo comenzó a agitar la escena desde que se tocó la primera nota de On an Edge hasta el encore de Wasted Days, de las favoritas de la audiencia.

La energía que Cloud Nothings irradia al tocar es igual que sus letras: sinceras, potentes e intensas. No podría decir otra cosa de una banda liderada por un tipo que desaparece entre el público al momento de acabar la presentación, camuflándose entre nosotros, los que vivimos sus letras. Dylan Baldi es como nosotros y nosotros somos como él.

Revisa la galería de imágenes del show / Fotografías por Francisco Millan G