Con 61.000 reproducciones en Spotify -acumuladas en sus tres primeras canciones- como base, Ela Rondó debutó oficialmente en la escena emergente chilena. Sin embargo, y teniendo muy en cuenta la importancia de este proceso inicial como música, para ella el comienzo es tan solo eso: el comienzo.

Entrevista por Maria Paz Carrasco

De todos modos, no se puede negar de que las cosas se están dando de buena manera, y hoy por hoy, la santiaguina se encuentra en pleno proceso de presentación de la que sería la materialización más profesional de su carrera: su tercer sencillo, “Furia de crecer”, producido por Martín Berríos y Matías Reyes. Esta es la primera muestra consistente de Ela como proyecto

La primera de muchas canciones que verán la luz en un futuro, más cercano que lejano, que tienen en común nada más que manifestar la esencia pura de la artista: “siempre he sentido que lo mío es la creación. Me gusta mucho el arte en general y por lo mismo creo que en un proyecto musical hay que expresar por todas partes, no solamente a través de la música. Sino que en cómo te ves, cómo se ven tus carátulas y cómo trabajas el arte. Eso me motiva mucho”.

Desde el otro lado de la pantalla, en las comodidades de su hogar, la joven artista conversó con Disonantes.cl para repasar su debut oficial en la escena emergente chilena y narrar la experiencia desde su perspectiva.

Dopamina

Las primeras composiciones de Ela serán recordadas como nacidas de la mera necesidad de escribirlas. Y sin saberlo, un desahogo dio hincapié al inicio de un proyecto musical en la escena chilena.

“Justo después conocí a Matías, mi actual productor, además de más gente que también quería ser artista. Al final fueron un montón de coincidencias que impulsaron a sacar mi música y creo que ha pasado lo que ha pasado porque no podía ser de otra forma”, sinceró.

Artísticamente hablando, ¿qué crees que diferencia a la Ela de “Dopamina” con la Ela actual?

La Ela de “Dopamina” estaba probando. No sabía a quién recurrir, no tenía idea de industria musical, ni siquiera sabía que alguien tiene que distribuir mi música y tampoco tenía clara mi estética musical. En mi primera canción se puede oír que la voz está a segundo plano y hay muchas más capas o pistas en la producción. La Ela de ahora infiere que menos es más, no tiene tantas cosas pero se escucha más pura.

¿Cuál es el trasfondo de “Dopamina”?

“Dopamina” habla sobre cómo la sociedad se ha hecho adicta de esta hormona de la felicidad -presente en el consumo de drogas, ciertos alimentos o en el sexo- de manera instantánea y de cómo buscaremos todas las oportunidades posibles para secretarla.

También habla de cómo hacemos todo lo posible por apoderamos de estos pedazos de felicidad, ya dejando de hablar de vicios. En este momento lo estaba relacionando con las redes sociales.

¿Debutar en la música tiene aspectos positivos?

Tal vez la ingenuidad de no tener tantas expectativas ya que no sabemos de qué manera la gente va a recibir tu trabajo. En mi caso, notar la recepción fue súper grato porque no esperaba nada, y todo fue bien recibido. Creo que el “no saber” en algunas circunstancias puede ser una fortaleza para que lo que se viene después.

Fría y sin mí

El proyecto ya está en pie y Ela se dio cuenta de que podía experimentar con estéticas visuales aprovechando que la musicalidad de su segundo sencillo emanaba la sensación de flotar.

“Imaginaba mucho colores medios pasteles en la composición, que es como chill”, comparte la artista. Así, dicho y hecho, el videoclip de “Fría y sin mí” fue realizado con un equipo de dirección de arte incluido.

¿En lo que debut respecta, qué posición ocupa “Fría y sin mí”?

Al igual que en “Dopamina”, en esta canción hay experimentación sonora en la producción, se nota en las percusiones, pianos, estructuras y capas.

Sigue siendo una etapa de descubrimiento. Quise ver cómo se recibe, cómo me siento yo con eso, cómo van siendo mis próximas composiciones, etc.

¿Por qué “Fría” y por qué “sin mí”?

“Fría” por cómo puedo dañarme a mí misma y “sin mí” porque a veces me daño abandonándome, como si no fuera mi propia aliada. Algo me pareció que podía escribir de eso, en el fondo me estoy diciendo a mí misma cómo me daño y cómo me critico. A veces podemos ser las personas más frías con uno mismo.

Pero también hay partes esperanzadoras en la canción, porque por eso mismo tengo que perdonarme, aceptarme y hacer las pases conmigo. El título es eso en el fondo, el no darse cuenta cuando no se está consigo.

¿Hay alguna explicación de tu inclinación hacia lo introspectivo?

No es por algo egocéntrico, sino que es la manera que tengo de sacar lo que pienso de mí, solo es que se me da escribir así porque es un desahogo finalmente. Siempre me ha interesado mucho el tema de las emociones, las inseguridades, de analizarme y observar cómo reacciono frente a ciertas situaciones. Es algo que siempre me intriga del ser humano.

Entonces de alguna forma estar en el mundo musical es un constante auto descubrimiento..

Sí, totalmente. A veces compongo cosas sin analizar lo que expreso y después veo las letras y es como “¡bah! A lo mejor en ese momento sentía tal cosa y no me di cuenta”. Es como si el subconsciente estuviera descontrolado todo el tiempo durante el proceso de composición, y es bacán también porque es una forma de conocerse.

Furia de crecer

En esta oportunidad la artista emergente decidió unir al músico y multi-instrumentalista Martín Berríos al club. Y tras meses de un cómodo trabajo en equipo, “Furia de crecer” floreció como una pieza cargada en nostalgia, intimidad con sonidos frescos del pop pero sin encasillarse en ningún estilo en especial.

E el sonido más cercano a Ela, hasta ahora y por ahora. En propias palabras, ella asegura que “a diferencia de los demás lanzamientos, me siento más segura con este. Pero aún sigo en una etapa de experimentación y descubrimiento así que probablemente me vaya sintiendo más segura con cada single que vaya saliendo”.

“Al final, entre más voy sabiendo de la industria musical más me doy cuenta de que no sé”, sentencia.

¿Qué es “Furia de crecer” para Ela?

Es el acercamiento más grande y fiel a lo que vendría siendo la estética sonora de Ela. Y el inicio de algo nuevo, ya hay un poquito de público, más “equipo” y fechas de lanzamiento a futuro. Todo sin alejarse de la experimentación y descubrimiento.

¿Y hay algún nuevo aprendizaje aplicado en esta canción?

En lo musical no hay tanto aprendizaje ya que el desahogo lo he trabajado desde siempre; pero en lo que es realización y producción, sí.

Nunca había trabajado tanto en equipo y creo que es mucho mejor apañarse entre músicos que hacer todo en solitario. En “Furia de crecer” cada uno tenía su rol y había un constante intercambio de visiones. Habitualmente en la música se da el escenario donde hartos egos tratan de imponer cosas y al final hay que darse cuenta de que el bien común es buscar lo mejor para la canción o proyecto.

Creo que todo el proyecto ha sido un aprendizaje, pero entre más me meto en este mundo más me doy cuenta de lo grande que es y de lo mucho que hay por desarrollar, como el arte, la puesta en escena o formas de lanzamientos. Hay mucha gente tirando pa’ adelante en la escena musical chilena tratando de hacer cosas diferentes.

Y el encierro es una apertura a nuevas ideas.

Obvio. El 2020 va a cambiar la forma en que se consume la música, o sea, ya cambió radicalmente en el sentido de que antes habían discos y ahora plataformas como Spotify. Y si bien han pasado algunos años, no han sido los suficientes como para que se consolide, y a lo mejor cuando eso pase saldrán nuevas formas de consumo. Ojalá estar ahí como artista cuando eso pase.

También está más marcado el fenómeno de acompañarse entre emergentes..

Igual mucha gente me ha dicho eso.. que qué bueno que llegué en este momento. Creo que ese fenómeno se ha dado harto porque antes los sellos tenían absolutamente el control de todo y como ahora hay más músico emergente e independiente logrando surgir las redes sociales terminan siendo la vitrina principal.

Además de que la producción musical se ha masificado, ahora hasta los músicos saben al menos algo de eso. Entonces se arman equipos de apañe ya que todos tratan de emprender de alguna manera y las entidades ya no están tan fuertes.

Ahora que “Furia de crecer” ya está, ¿dónde estás y hacia dónde vas?

Si bien estoy muy contenta y satisfecha con el resultado de la canción, diría que está lejos de ser una realización porque aspiro a súper grande. Siento que estaré realizada con el proyecto cuando integre todas las aristas artísticas que me gustan, como un show inclinado hacia lo sensorial, el arte, un styling definido, más canciones y hartas cosas experimentales.

También quiero ir viendo cómo va a desplazarse la industria musical post pandemia, de eso quiero colgarme.

Escucha a Ela Rondó en Spotify: