Estuve con Nicolás Burgos, compositor de Rabia Astral, para hablar de «Aromas», una producción grabada en una pieza, con una interfaz de sonido y un par de micrófonos que logra un sonido sólido y una interesante mezcla entre synth pop y estilos más urbanos.

Por Daniel Norambuena

Nicolás me cuenta que está terminando la carrera de Ciencia Política y ansía que acabe para dar más atención a Rabia Astral. Mientras me habla noto que hay una pequeña interfaz en su escritorio y frente a la ventana, un largo sinte mirando hacia la cordillera, donde asumo se compusieron la mayoría de las canciones del disco, pues me contó que todas partieron con teclado: “Por lo general, cuando compongo, agarro él sinte y me quedo con el una hora pensando acordes hasta que digo, “ya, esto puede ser un buen verso, un buen coro” y lo grabo en el pc. Sobre eso voy poniendo capas de sonido con el midi, y lo último es la letra. A veces se me ocurren frases que encuentro bacanes y las anoto en un block, pero principalmente ocurre frente al computador”.

No es extraño que el disco se haya compuesto a partir de teclas. Como él mismo aclara, “Es más fácil componer en el midi por las herramientas que te ofrece”. Esa es la tónica de nuestra generación; aprovecha los recursos que tiene a mano, pero no es que reniegue el uso de la guitarra acústica: “Si se da componer con guitarra lo hago”, dice Nicolás. Tiene que ver más con qué proceso se elige para llegar a una canción terminada. Con el midi mientras vas componiendo puedes avanzar en la mezcla y probar texturas y capas. Algo que Rabia Astral sabe cómo lograr de manera elegante.

La banda se arma desde varias comunas colindantes: Nicolás es de Macul, Francisco Soto (bajo y midi de bajo) es de Peñalolén, Rodrigo Gaete (sientes y segundas voces) de Ñuñoa, “de la periferia de Ñuñoa, de la que no se preocupan” explica Nicolás. Y Diego Alarcón, el baterista, vive en Recoleta. Los tres primeros se conocieron en séptimo básico, “en un liceo que se llama Augusto d’Halmar. De hecho, con el Roro aprendimos a tocar guitarra y desde ahí tenemos una relación bien afianzada.”, recuerda Nicolás. Si no fuera por esa relación, el resultado que se esboza en las cinco canciones de «Aromas» habría sido más lánguido. Por el contrario, los sonidos y capas de Aromas formulan acertadísimas piezas musicales, logrando una calidad inusual para una producción bedroom, que no excede en gastos monetarios, pero sí en tiempo, porque el trabajo musical y de producción desborda el disco. A pesar de todo lo anterior, no puedo dejar de pensar que ese ochentero sonido procesado, no me calza con lo que había escuchado de Rabia Astral antes.

Creditos: Diego Hernandez

Nosotros nos conocimos, o más bien, sólo nos vimos tocar el uno al otro, hace meses, en La Casa Turquesa, Ex Rotosa Casa Cultural. Cuando escuché tocar a Rabia Astral no me imaginé que el sonido del disco tuviera más procesos e instrumentos. ¿Condicionó el sonido pensar que algunas cosas que están en el EP no podrían tocarse en vivo?

-Sí, fue un pensamiento que existió, pero no nos limitó. Al fin y al cabo, todo lo que quisimos poner lo metimos ahí. De todos modos, sabemos que si sumamos a otro integrante las canciones van a poder sonar más fielmente a como están grabadas en el EP.

Para algunas bandas es importante sonar igual que en el disco, ¿a ustedes les pareció un problema saber cómo llevar el sonido del EP al en vivo?

-No sonar igual en el EP y en el en vivo no nos frustra, porque tenemos un enfoque de la música de estudio que tiene que ver con que se sienta liviano, light al escucharse, pero en vivo cambia la percepción de la música. Imaginamos que a la gente le gusta moverse más o disfrutar más de la fuerza de banda; por eso estamos tocando con bateria acústica y no tanto con pad, por cómo lo percibe la persona. Pero durante el verano compramos un pad que nos permite tirar las percusiones del EP en el en vivo, y acercarnos un poco al sonido del disco. Las guitarras son iguales en los dos casos y tenemos planeado comprar otro sinte para ayudarnos a sacar el sonido del EP. También pensamos integrar a otro músico que nos ayude con los sintes, que es lo que tiene más capas dentro del EP.

Me parece genial, que de alguna forma, sean una banda sin romanticismos. En el fondo, la música es el resultado final y esta mezcla de sintes con sonidos más urbanos, cercanos al trap, no se habría podido lograr de otra forma, porque es carísimo tener los equipos necesarios para llegar a los resultados de «Aromas». ¿Esa mixtura de géneros la tenían pensada o lo descubrieron durante la grabación?

-Siempre quisimos que sonara así. Como a principios de 2018 empezamos a meterle samples de cajas de ritmo a algunas canciones, como de la 808 que es la que usualmente se usa en el trap. Así que durante el año pasado fuimos rompiendo esa limitación que suponía sólo usar baterías acústicas y empezamos a ocupar samples. Así fuimos pensando ese sonido a medida que escuchábamos que pegaba bien.

Hay una canción, «Tócame», que tiene ritmo de reguetón, ¿eso también lo pensaste antes de empezar a armar el tema?

-Cuando agarré el sinte, empezando el proceso que te contaba antes, dije: ay esto sonaría super bien con una base de trap, y para probar nomas, le puse una base de reguetón en vez de trap, y sonó bacán y dije “oh, ya esto es”, y luego le empecé haciendo las bases de sinte. Después se la mandé a los chiquillos y le dieron el visto bueno, así quedó.

Qué heavy que hayas pensado en el trap primero.

-Es que está de moda jajaja.

La misma «Tócame», la del reguetón, retrata situaciones amorosas que podemos ver en nuestra generación, o quizá sea universal, ¿por qué crees que se repiten esas historias?

-«Tócame» es muy de dependencia emocional y física. La vuelta viene por esa dependencia y la imposibilidad de dejar de ver a esa persona, te imposibilita poder pasar más allá. Creo que se acrecienta más la dependencia con la posibilidad de estar sabiendo qué hace todo el día aquella persona, revolcándose en lo mismo siempre, pero intentando que sea diferente cada vez.

-Son temáticas que tratan harto en el disco: el problema que resulta ser joven en un mundo donde no se nos escucha. Recuerdo “Sólo quiero estar bien” que también representa a muchos de nosotros y la siento como un “por favor para”.

-Sí, el disco es más o menos una expresión de lo que sentimos con mis amigos. “Sólo quiero estar bien” es como pedir que se acabe, que te traten despacio de manera directa. Esta canción la pensaba en una dualidad. Por un lado está el ámbito político, por ejemplo cuando estás hablando con alguien que no está de acuerdo con tus ideales políticos… no sé, como un facho jajaja, como que quieres salir de ahí, porque no tienes posibilidades de llegar ideológicamente a la otra persona, y la otra tampoco puede llegar a ti, entonces es como quedarse en una conversación sin sentido; llega a ser un poco estúpido. En esas veces es preferible irse de ahí y no quedar estancado en esa conversación. También puede tratar de una instancia amorosa de donde ya simplemente quieres salir de ahí, cuando ya estás un poco chato y no quieres seguir. 

Créditos: Daniel Norambuena

-El disco es muy interpretable, creo que me pasé una y mil películas con cada canción y ahora voy descubriendo otros lugares de la música. Por eso quiero saber qué pasa con «Noche», que tiene un primer verso que de alguna forma me llega: “Desearía no sonar necesitado». ¿La canción habla de amor o política?

-También la pensé en una dualidad: por un lado está pensada en un ámbito político y por el otro una temática más amorosa. Cuando hablo de las flores me refiero un poco a la gente que no hace nada, que  sólo salen a hacer sus cosas y vuelven a la casa sin hacer nada y volviéndolo cíclico. Igual yo he sido así, y creo que todos hemos sido como esas flores. “Así se ven más bonitas” se refiere un poco a cómo el gobierno nos percibe. Por el lado amoroso hablo de “no me gusta ser tan necesitado”, refiriéndome a lo que prima hoy: no parecer muy interesado o necesitado por el simple hecho de darse color y no hacerle creer a la persona que te importa mucho. He escuchado a mucha gente estar en la posición del necesitado y otra, derechamente, me ha dicho que usan lo de parecer desinteresado como una estrategia.

¿Por qué te interesa mezclar esas temáticas?

-Porque no me gusta ser tan explícito con las letras, entonces traté de darle un doble enfoque, por un lado mi día a día y por el otro hablar de temáticas relacionadas a lo que estudio.

Siento que esa mezcla crea un abismo donde cada uno puede poner un pedacito y darle sentido a las letras. Pero no habría podido pasar si el disco no sonara tan bien, cosa que aun me sorprende porque los recursos eran mínimos. La portada igual entrega varias pistas de lo que podemos encontrar en el disco, también es un acierto, se ve muy bello, ¿quién trabajó en ella y cómo fue el proceso de creación?

-Preguntamos por alguien que fuese diseñadora y un amigo nuestro nos habló de Javiera Lorca. Nos juntamos con ella y le dijimos lo que queríamos transmitir a través del arte del disco, la fragilidad, colores medios morados, pasteles, y queríamos algo que fuese más abstracto, no tan explícito. Después fuimos viendo imágenes que podían funcionar. Un día (Javiera) llegó con unos trabajos, con el cristal de la portada y las ondas que están y nosotros dijimos “ya, por aquí es el camino”. La Javiera entendió lo que queríamos al tiro, fue más o menos rápido.

¿Piensan que es como un corazón roto, o martillado, con ondas, de aromas atrás?

-Jajaja, después nos dimos cuenta de eso, ni la Javiera lo había pensado. Un amigo nos había dicho “oye, ¿es un corazón?” y yo nunca había visto un corazón.

Para terminar Nicolás y cambiando un poco el tema: ustedes se auto-produjeron de principio a fin logrando un trabajo bien consistente, en ese sentido ¿Cómo ves el panorama actual de las bandas independientes?

-Me gusta que actualmente el panorama no sea tan pretencioso y que a la vez vayan saliendo tan buenas canciones a poco costo material. Además hay caleta de buena onda y eso se agradece mucho. Igual creo que de alguna forma habrá que profesionalizarse para no quedar ahí en la nada, cosa que está bastante difícil si no se cuenta con contactos.

¿Alguna próxima novedad con Rabia Astral?

-Tocatas por ahora no, pero entraremos a grabar un par de singles que de alguna forma llegarán a cerrar el sonido del EP. Creemos que verán la luz a principios de septiembre. O posiblemente sean alguna especia de b-side del disco.

Escucha Aromas aquí: