LeRockPsicophonique ha sido, desde sus inicios, una plataforma que ha
buscado ampliar los horizontes de la música local. Basta con ver la variada parrilla de artistas con los que trabajan: Osorezan, José Tomás Molina, Sistemas Inestables, Inverness, y ahora, los norteamericanos de Ranges.

La propuesta de apertura cultural no es nueva para el sello fundado por Rodrigo Jarque. En la primera edición del LeRock Fest, contamos con la presencia del grupo peruano Kinder, además de los argentinos 500K y Nicolás Aimo. Ya para la segunda versión, la apuesta era clara: los dos cabeceras eran bandas angloparlantes, Daughters y A Place To Bury Strangers.

No sólo han sido importantes gestores al momento de traer bandas extranjeras a territorio local, sino que también han estado a cargo de una potente exportación musical, que ha tenido un impacto muy positivo en el desarrollo, crecimiento y surgimiento de bandas que buscan replantear el sonido del rock en estos nuevos tiempos. Baikonur, Tortuganónima, Osorezan, entre otros, han sido algunos de los grupos que han pisado el escenario del Dunk!festival en Bélgica.


Con todos estos antecedentes, sólo era cuestión de tiempo que la impecable
gestión del sello diera frutos, pues han editado el último trabajo de la banda norteamericana Ranges para toda latinoamérica. Es la primera vez que un sello local logra editar un material de estas características, y sólo es consecuencia de un trabajo bien logrado a lo largo de los años.

Para entender un poco la reacción al ingreso a un nuevo mercado, con un público y un sonido desconocido para ellos, nos hemos puesto en contacto con Ranges vía e-mail, quienes amablemente contestaron algunas de nuestras preguntas.

-En el ambiente del post-rock es frecuente oír bandas instrumentales,
técnica que muchos podrían ver como un limitador al momento de
narrar historias. Sin embargo, todos los trabajos de Ranges son
conceptuales, tienden a hilarse, ¿cuál es la mayor dificultad en este
ámbito, y de qué manera logran superarla?

Nos tomamos el lado conceptual de nuestros álbumes muy en serio, pero
dejamos la interpretación de este concepto en las manos del oyente.
De todas maneras, el mayor desafío que hemos tenido escribiendo álbumes
conceptuales es hacer que la música encaje con la vibra que relacionamos
con ese concepto. Babel fue definitivamente el más complicado,
desechamos muchas canciones que no encajaban cuando empezamos a
escribir, pero creo que estamos muy felices con el resultado final.

-El álbum The Gods of the Copybook Headings (2018), lleva por título
un poema de Rudyard Kipling, ¿la literatura ha sido siempre fuente de
inspiración para ustedes, con qué otros referentes cuentan?

En realidad, la literatura no ha jugado un rol tan importante en lo que se
refiere a descubrir conceptos. Nuestra inspiración viene de distintas aristas, pero creemos que hay una línea en común entre todas ellas.

-Babel (2016) será el primer trabajo de su catálogo que verá la luz en
sudamérica gracias a LeRock, ¿cómo surgió esta conexión?

Nos contactamos con Rodrigo de LeRock cuando nos habló sobre hacer un
intercambio al traer bandas chilenas a Estados Unidos, y bandas
americanas a Chile. Luego nos conocimos en el Dunk!Festival en Bélgica
y comenzamos a discutir la posibilidad de que el sello pudiera lanzar Babel
en sudamérica. Aún tenemos mucho trabajo que hacer, pero apreciamos la
oportunidad.

– ¿Conocen a alguna de las bandas del sello, han tocado con alguna?

Conocemos algunas de las otras bandas del sello LeRock. Además,
tocamos con Tortuganónima en el Dunk!festival 2018.

-¿Qué opinión tienen sobre la escena latinoamericana de post-rock,
creen que exista una diferencia sustancial respecto a la
norteamericana?

Creemos que la escena latina de post-rock es fantástica. Es genial ver
cómo las distintas culturas afectan el sonido y la interpretación del género
que hace cada banda. Las bandas europeas tienen un enfoque distinto a
las norteamericanas, y esto también pasa con las latinoamericanas. Es
increíble que todo el mundo puede acceder y disfrutar del post-rock sin
importar dónde vivan.

-Babel también fue lanzado en Australia, ¿está la ambición de llegar a
todo el mundo con su música, podemos esperar esta difusión a alta
escala de su parte para sus siguientes trabajos?

Nuestra meta siempre ha sido difundir nuestra música lo más lejos posible.
Lograr que sellos en Sudamérica y Australia se nos unieran ha sido un gran
paso para nosotros. Como decíamos, aún tenemos mucho trabajo que
hacer para formar una audiencia en estos nuevos lugares, pero la
colaboración de Birds Robe y LeRock es un gran punto de partida.

Con el desafío de ganar reconocimiento en una zona desconocida y con el apoyo de LeRock, Ranges se perfila como uno de los primeros acercamientos del sello para adoptar y difundir sonidos nuevos en nuestro territorio. Trabajo que también será fructífero para los prospectos locales, quienes se verán potenciados al compartir trabajo con exponentes extranjeros, sobre todo de una escena tan movida y variada como lo es norteamericana.