De Moscú a la Blondie, con toda Latinoamérica de por medio. Así ha sido el viaje de Human Tetris, quienes en una epopéyica noche, lograron hacernos bailar en medio del caos. Combinando ritmos post-punk espesados con esa esencia darkwave que se respira en cada banda proveniente del gigante euroasiático.

Mientras el humo aún brotaba de las últimas barricadas esparcidas por la Alameda, Blondie abría sus puertas y ofrecía un acogedor espacio para todos los asistentes. Sin embargo, el ánimo se mantenía, los gritos contra Piñera y sus fuerzas de represión fueron parte de la previa, demostrándonos que el (post-)punk no ha muerto. Si bien la situación a nivel país ha afectado a muchos eventos multitudinarios, se puede decir que ha servido de combustible social para encender aún más este tipo de instancias, como ya pasó con Interpol durante de esta misma semana, tónica que se repetiría en esta presentación.

La jornada partió con la banda nacional Intimate Stranger, quienes con un parche en el ojo y un cartel con el mensaje «Chile despertó», descargaron parte de su discografía que los ha tenido presentes durante años en los escenarios del underground nacional. La confrontación estaba en el aire. El trío conformado encendió la pista con algunos de sus temas más clásicos, aquellos que nos acompañan hace años, como el clásico Things I Don’t Need, que fue coreado hasta la última nota. “Be free to express yourself”, fue el primer mensaje de Arvid, vocalista, instrucciones que fueron seguidas al pie de la letra por el público local. Tanto mosh como baile fueron protagonistas del espectáculo, todos en sincronía y en la catarsis de emociones que fueron evocadas anoche. Felicidad, rabia, tristeza. 

Agradecidos. No pareciera que hubiera manera de describir los rostros de Arvid, Tonia y Ramil, pero el sentimiento era mutuo. Su show nos había dado tantas emociones encontradas, y nosotros se las habíamos devuelto. El feedback entre artistas y públicos era casi palpable, y es que la energía que en este momento tenemos como colectivo es algo irrepetible. 

Tras cerrar el espectáculo con Bravery, el trío se despidió de un público que exigió inmediatamente su vuelta. Human Tetris respondió inmediatamente y, en menos de un minuto, volvieron a la tarima a tocar nuevamente Long Flight, extraído de Memorabilia, que va encaminado a ser un nuevo clásico del post-punk ruso. 

Se prenden las luces de la Blondie y el público comienza a abandonar, esa es la tónica de cada show en el recinto. Algunas personas se quedan a bailar, otras salen a fumar o vuelven a sus hogares, fueron estos últimos los que se toparon con una gran barricada justo en las afueras de la discoteca. Quisiera apuntar a este gesto y agradecer. 

Gracias a quienes no paran jamás de luchar, aquellos que demuestran que la lucha no tiene pausa, tanto a los que encendían el fuego en la Alameda, como a quienes siguieron manifestándose dentro de la pista de la discoteca. Que no paren ni el baile ni la lucha.

Setlist
Another day
A company
Long flight
Melancholy
Things I don’t need
Trier
Ugly nite
Ruins
Warm memory
Blind
Last Forever
Shadows
Pictures
Bravery

Revisa la galería de imágenes / Fotografías por Francisco Millan G