El creador del video viral más popular, el Harlem Shake, bajo el alias de Pink Guy, ese perturbador hombre vestido completamente en un traje rosa que Logró revolucionar el mundo del internet, ahora se enfoca de lleno en su carrera musical.

George Miller es un fenómeno indiscutible de internet, si has pasado mucho tiempo ahí quizás ya estés familiarizado con su figura. La mente detrás de Filthy Frank, el hilarante youtuber de principios del 2010 coronado como el rey de lo bizarro, con videos que van desde la estupidez hasta el asco fue capaz de expresar sin ninguna censura su inquieta mente.

George siempre mostró interés en la música. Él mismo compuso todas las canciones de sus videos de YouTube, incluso lanzó un disco hip-hop como Pink Guy, que lejos de todo análisis musical es una broma a sí mismo y un juego personal con su tiempo libre, aunque aun así logro el #1 en el BillBoard comedy y top 10 hip-hop en la misma cadena.

Pero no todos fueron risas, en 2017 lo diagnosticaron de una severa enfermedad cerebral, por lo que ha tenido que seguir un duro y estricto tratamiento. Con esto, logró darse cuenta de que no era invencible como pensaba y que la vida no era un juego como demostraba claramente con su actitud en sus pasados videos, en los cuales escasamente respetaba su cuerpo, su salud y sus limitaciones –incluso humanas-. Así entonces el mismo año, cerró su canal de YouTube y se mantuvo en el anonimato.

Luego de un tiempo firmó con la productora dedicada al Hip-Hop Oriental, especialmente de Japón, 88RISING, publicando en sus redes sociales ahora bajo el nombre de JOJI, sus primeras colaboraciones con artistas del género como una nueva Crew de rappers. Este hecho marcó un antes y un después en la actitud de George frente al internet, esta vez mostrándose como un artista con más seriedad, entregando un material con mucho más contenido y calidad.


George mantiene una fuerte relación con la cultura Japonesa, ya que él nació y creció en Japón hasta terminar su colegiatura, para luego viajar a EEUU a realizar sus estudios universitarios. También mantiene muchísimos elementos de esta cultura en su música, de partida su nombre artístico proviene de la pronunciación de George en japonés y señala que sus beats siempre intentan reflejar el cómo se sentía cuando vivía allí, jugando con sus amigos por los campos de arroz y la tranquilidad de la que se rodeó por mucho tiempo.

Se ha establecido fuertemente entre la juventud con su música “SAD”, como él mismo señala en una entrevista con Pidgeons & Planes: “I make people sad and horny”. A través de una producción bastante minimalista con beats lo-fi creados por él mismo, donde a veces solo escuchamos su piano y algunos samples de batería, aun así, ha logrado tocar heridas profundas en nosotros, sin duda sus letras destacan en sus composiciones, abarcando temas como la depresión, el amor y la inseguridad en nosotros o quiebres amorosos que terminan en odio y lágrimas.

Su primer lanzamiento fue el EP “In Tongues” en 2017. Un disco bastante oscuro, que como nos muestra en su portada nos intenta sumergir en lo profundo de su mente, en el, nos podemos sentir flotando a través de cada canción, logrando un viaje bastante relajante a lo largo delos temas, combinando lo fuerte y suave en sus beats, generando un contraste que refleja su personalidad conflictiva. Tomando como inspiración el trabajo en la producción de Thom Yorke, la composición de Bon Iver o las letras de BlueFace.

Las primeras impresiones nos pueden llevar a pensar en un típico disco de un quiebre amoroso, pero no es así, este es un EP bastante personal en el que intenta luchar consigo mismo para salir del prejuicio de ser el tipo que solo grita y hace cosas raras en internet. Nos hace recorrer un camino, jugando muy bien con nuestras emociones a través de el. Esto lo logra a través de una fórmula bastante repetitiva, un fuerte reverb, ritmos lentos que tienden al soul y canciones de corta duración. Sus canciones espontáneamente nos sitúan en un viaje nocturno por Japón, con imágenes de anime de fondo, típicas asociadas a la música lo-fi.

Dentro de esta publicación podemos destacar el tema “Demons”, que describe la lucha entre sus demonios internos por quien toma el poder en su vida, o Filthy Frank o Joji, refiriéndose a las fuertes críticas que recibió por dejar su seudónimo atrás. También “Window” que habla sobre la sobre reflexión que ocurre en nuestras mentes.

Luego lanzó su primer álbum, titulado “Ballads 1” haciendo tributo a las baladas de Céline Dion, acercándose ahora más al Hip-Hop y al Pop. Un disco en el que recorre desde lo alegre y divertido, hasta lo depresivo, esta vez con un contenido menos profundo y más literal que el anterior, reflejando la evolución de su creatividad en otros aspectos musicales. Con esta entrega logró el #1 R&B en BillBoard a través de beats más elaborados de la mano de su productor Patrick Wimberly, conocido por sus trabajos con MGMT y la gran figura R&B Solange.


Agregando mucho más ritmo a sus bases, Joji intenta entrar en el mundo del trap, sumando Hip-Hop en sus temáticas, lo cual no resulta nada mal. En esta entrega podemos notar la fuerte presencia de Filthy Frank, la misma portada lo refleja, al parecer esta segunda personalidad siempre lo acompaña en su proceso creativo, al igual que en sus videos musicales, que son bastante fuera de lo común, ideas alocadas que se relacionan muy bien con el tema del disco.

En esta entrega encontramos su mayor éxito; “Slow Dancing In The Dark” que se ha logrado consolidar como un himno en su música, con un fuerte coro y beats pegadizos, que acompaña el baile entre la locura y soledad consigo mismo, y como se pierden en su propia cabeza. También tenemos “Yeah, Right” una oda a quien no le importas, a relaciones atascadas en sus propios egos y el desinterés. En ellas logra alcanzar un resultado bastante satisfactorio, concluyendo un sólido disco, demostrando su capacidad como escritor y músico.

Finalmente nos encontramos con el lanzamiento de sus dos últimos singles “Sanctuary” y “Breathe”. En el primero, podemos encontrar un mayor desarrollo vocal acompañado de un video tipo StarTrek. Nos demuestra cuán lejos Joji ha llegado, y cuanto ha cambiado desde su primer EP, desde el lo-fi experimental de SoundCloud, hasta un sonido Pop, mucho más estándar y apto para todo público que desee disfrutar de su música.

Por otro lado tenemos “Breathe” un lanzamiento que se acerca mucho más al carácter comercial de la música, entrando de lleno al trap. Debido principalmente a que no es un lanzamiento propio, si no, una colaboración con la productora 88RISING y al conjunto de Rappers japoneses, por lo que es difícil encontrar al verdadero Joji dentro de él. Si bien no es una mala canción, se aleja mucho de lo que Joji nos tiene acostumbrados, y esto es bastante aceptable, ya que su música aún está en desarrollo, solo ha concluido un LP y la dirección de su música aun es un misterio.

Joji ya ha tocado en grandes festivales, formó parte del último Lollapalooza en Chicago y el festival Reading en Inglaterra. También ha sido invitado en los programas BoilerRoom y Colors Show, se ha mantenido permanentemente en la palestra y este 11 de Octubre promete nuevo disco. Nuestras expectativas son altas y esperamos verlo próximamente por tierras latinoamericanas.