Mild High Club comparte una nueva canción, “A New High” ft. Winter, el último sencillo de su nuevo álbum Going Going Gone, disponible en Stones Throw en septiembre. 

“A New High” cuenta con la participación de la cantante brasileña radicada en LA, Samira Winter de la banda, Winter. El título hace alusión al poder transportador y transformador de la música. Alex Brettin dice, “Conectamos gracias a nuestra fascinación mutua por la música brasileña y la cualidad musical y poética del idioma portugués. Tuve el reto de escribir y encajar notas y ritmos con la cadencia y el ritmo de otro idioma, con todas las diferencias lingüísticas y gramaticales de escribir en inglés, y Samira tuvo el reto de trabajar alrededor de mis ideas.” Una animación de Dr D Foothead presenta a un personaje perdido en éxtasis mientras baila con el beat. 

“No puedo no escribir sobre eso” dice Alex Brettin, “bartender y selector residente” del lounge metafísico que él denomina como Mild High Club, nunca hubiera podido prever las numerosas crisis traslapadas de los últimos años, su nuevo álbum Going Going Gone parece especialmente apto para el presente. 

Después de su debut, Timeline (2015), en el cual examinó la era de las redes sociales y de su segundo álbum Skiptracing (2016), en el cual se cuestionó su identidad como artista, Brettin dio seguimiento colaborando con King Gizzard and the Lizard Wizard enSketches from Brunswick East en 2017. Después de lanzar tres álbumes en tres años, se empeñó en refinar su arte en un proceso de 5 años que culmina con el proyecto Going Going Gone

Going Going Gone, es el disco más explícitamente político de Mild High Club. Sus canciones instrumentales llevan el título de ‘kluge’ — “Parches para las heridas del mundo”. Para lograr el sonido de Going Going Gone, Brettin trabajó con el productor ganador del Grammy, Vicky ‘Farewell’ Nguyen, con quien también co-escribió algunas canciones.  El disco fue mezclado por Eric Lau en confinamiento en Xiamen, China, y fue masterizado por Matt Colton en Londres.

Going Going Gone es el productor de la vida itinerante del músico. Es un disco que está más abierto al mundo en más de un sentido, con influencias de géneros como el  jazz, folk brasileño, avant-garde, AOR y rock psicodélico de los 70s. El resultado es un álbum ambicioso y complejo que le habla directamente a nuestro tiempo acelerado, confuso e impredecible.