Una historia que hemos ido conociendo por partes; potentes piezas sonoras que a modo de sencillos han sido la perfecta antesala de lo que será el sucesor del celebrado “La Historia”, del 2014. Natisú, la primera mujer ganadora del Premio Pulsar como Mejor Productora Musical, estrena un último single antes de presentar de manera completa su próxima placa, “Hay Un Fuego”. 

“No Somos” viene tomando forma desde el 2016; una canción nacida en un periodo en el que la playlist estaba decorada con tUnE-yArDs y «Bitte Orca» de Dirty Projectors. Un trabajo largo para conseguir una sonoridad, que partió desde un arreglo para banda, y que fue mutando junto a la producción de Iván González, con quien fue configurando el universo bjorkano al que aspira la artista para este disco.

«Para mí esta canción es una continuidad de lo que fue “Amores” y “Hay Un Fuego”, pero es más rítmica, más energética, tiene algo más eléctrico y yo, en lo general, no tengo canciones así. Me alegra sacar una pieza que tiene elementos que la emparentan a las anteriores pero con algo bastante único en sí misma; algo más movedizo, casi ansioso”, cuenta sobre el estreno acompañado junto a Chini.png.

“La colaboración la grabamos hace tiempo, pre estallido. Surgió porque hasta ese momento el disco no tenía ningún featuring. Chini fue una de las primeras personas en las que pensé porque nos llevamos bien y admiro mucho su música, cómo compone. Le mostré la canción y fluyó todo súper rápido. Creo que nuestras voces naturalmente van bien juntas así que no tuvimos que hacer un trabajo muy extenso para que mixturizaran bien”, agrega. 

“No Somos” son declaraciones, una construcción envolvente que nos recorre por capas llenas de detalles capaces de introducirnos en este poderoso imaginario. “Es la última canción que voy a promocionar como single así que tiene esa carga positiva, ocupa ese rol de ser la última de este trío que logró mostrar tres aspectos o temáticas muy distintas; aunque está todo emparentado en sonoridades, hay una diversidad de intenciones”, dice Natisú sobre esta, “la canción que soñaba hacer en términos estéticos y rítmicos”.