A un par de semanas del lanzamiento de “Meteoro”, su primer EP, Nicolás Yalvi presenta a sus seguidores y al mundo queer su nuevo trabajo creativo. 

Bajo el seudónimo de Nicolás Yalvi, el actor, cantante y músico nacional Nicolás Loyola, dio a conocer su proyecto musical el pasado 21 de diciembre. La publicación de METEORO: un EP de producción autodidacta compuesto por cinco canciones, dio inicio a un ciclo creativo que continúa con el estreno del videoclip de Jacob, single principal del recién estrenado álbum.

La obra audiovisual cuenta con la dirección de  Juan Pablo Faus -realizador audiovisual independiente que ha colaborado con artistas como: Feli Mirez, Fármacos, Planeta No y Manuel García, entre otros- y representa la mezcla entre sonidos y mundo estético, entrelazados en un viaje por los colores de un atardecer frente al mar. Las filmaciones se desarrollaron dentro de un estudio, mientras que otra parte importante se llevó a cabo en la playa Punta de Tralca, Algarrobo.

El videoclip de Jacob está construido sobre un leitmotiv simple, aunque como toda historia, llena de capas, formando atmósferas que narran lo complejas que llegan a ser las relaciones afectivas, independiente del género y la orientación sexual. La historia muestra un viaje de amigos a la playa, quienes experimentan un duro quiebre entre expectativas y realidades; situaciones que inesperadamente se escapan de las manos, detonando cambios bruscos, abriendo paso a la distancia y transformando de un momento a otro la apreciación que tenemos de los vínculos y la realidad.

“Al principio la idea era algo más conceptual, donde los referentes de obras teatrales fueron mi principal fuente de inspiración, hasta llegar a concretar en una idea más pop y con una estética más personal y unificada a la canción. Esta mutación fue cambiando cada vez más a medida que fuimos concretando las ideas y rescatando mi esencia como músico”, explica Nicolás.

La producción del video estuvo a cargo de Daniela Guzmán Bertini, quien enfocó la estética del clip hacia el minimalismo, utilizando colores holográficos y metálicos en entornos nostálgicos, haciendo una pequeña referencia al eterno imaginario del amor en el apocalípsis.

El trabajo de cámara y la dirección de fotografía estuvo a cargo de Luciano Cares Oyarzo, mientras que el trabajo de iluminación fue realizado por Felipe Azúa. El vestuario, en manos de la diseñadora Escarlet Nefeg, se enfocó en la utilización de prensas deportivas; el trabajo de maquillaje que realizó Nahalie Sánchez, también colaboró en relatar la estética y colores en los looks de la modelo Vanessa Hilzinger y Emerson Velásquez, actor que interpretó a Jacob.