Hace una semana Chile alucinaba con el apagón solar del cual seríamos testigos aquel 2 de julio por la tarde. Aquel fenómeno astronómico movilizaba a los fanáticos de las estrellas como también a los simples espectadores. Si bien todo el mundo admiraba como el sol se iba apagando aquella tarde del martes y se fascinaba con aquel espectáculo, algunos se preguntaban qué pasaría si la oscuridad no se detiene, si aquel apagón cubría la totalidad de la luz solar, quedándonos sumergidos en una noche eterna, y con ello el caos, el miedo, el terror y la paranoia serían los únicos focos de la sociedad. 

Quizás nada de lo anterior pasó, ni tampoco pasará, pero justamente son esas situaciones las que el director chileno Inti Carrizo-Ortiz plasma en su opera prima, Noche. Una película que nos sitúa en el día 42 sin luz solar, donde debido a causas desconocidas el sol se ha apagado, afectando con una oscuridad total prácticamente a todo el mundo. 

Dentro de esta distopía Carrizo nos presenta a Gabriel, -interpretado por Carlos Talamilla-, quien trata de buscar a su novia Claudia, -interpretada por Dominga Gutiérrez-, la cual lleva desaparecida más de la mitad de este periodo de noche eterna, aquello llevará a Carlos a relacionarse con Alejandro Trejo en el rol del Capitán Verdugo, quien no sólo conoce el posible paradero de Claudia y los otros detenidos, sino que también el posible origen de toda esta apocalíptica situación.

La cinta, si bien al ser de ciencia ficción esta no se queda sólo con esa etiqueta, sino que logra establecer una narrativa más enfocada al terror, el suspenso y el drama, dado que constantemente juega con dichos géneros, en especial con el terror, el cual no sólo se explora en cómo los personajes interactúan dentro de esta incomprensible situación, sino que Carrizo-Ortíz, usa este género para explorar los diversos temores y miedos del Chile actual, como lo son a los desastres naturales debido a lo vivido durante el 27F, la represión policial y militar al momento de expresar un descontento social por parte de la ciudadanía, y principalmente todo el terror causado durante la dictadura, en donde podemos encontrar, el miedo a los apagones, al secuestro de personas, los detenidos desaparecidos, a la tortura y la impotencia y pánico de no saber donde se encuentran nuestros familiares y amigos. Todos miedos que simplemente se encuentran en el adn colectivo del país.

Al mismo tiempo que la libertad de la narrativa de ciencia ficción le permite al director explorar diferentes géneros, también esta lo deja complementar la historia por distintos aspectos audiovisuales, como los insertos de imágenes como si fueran vhs o filmaciones hechas con el celular, tanto para lo que son las protestas y el enfrentamiento con el ejército, como también para mostrar los testimonios de diferentes personajes, ya sea que guarden o no relación con la trema, Dichos recursos logran que la cinta no se sienta plana ni lineal en cómo se va contando la historia, sino que todo lo contrario, ya que los diferentes formatos de imágenes y su aplicación para el desarrollo de la historia, logran darle un mayor dinamismo y suspenso a la cinta.

En cuanto a la alegoría y la reflexión de los miedos y temores que podemos tener en Chile, Noche no sólo tiene escenas o momentos que nos hacen sentir tensión, sino que en cuanto a los diálogos y relaciones entre personajes, aquellos temores, -sobre todo los que guardan relación con la dictadura-, logran capturar y extender dicha tensión, incluso posterior a momentos así, debido a la capacidad de conectar la violencia vivida en dictadura, el abuso de poder militar, las diferentes matanzas vivida nuestro país y la impotencia y miedo con la que la mayoría vivió aquella época dictatorial en Chile, y cómo lo anterior se conecta al propio contexto de la historia de la película y la de sus personajes. 

Finalmente Noche, no sólo es una gran película de ciencia ficción chilena, siendo de esas cintas que han podido levantar lo que es el cine de género fantástico dentro de nuestra filmografía nacional, sino que también llega a ser una obra crítica y reflexiva de nosotros mismo como nación, personas y de cómo nuestros temores más latentes y como estos nos pueden afectar ya sea de modo personal o colectivo, transformándonos en algo peor a lo que le tememos.

La película actualmente se encuentra disponible para ser vista de manera online y gratuita por medio de Ondamedia.cl, servicio de streaming gratuito de cine chileno.