Liam Gallagher era uno de los shows más esperados del día domingo en Lollapalooza Chile. Y es que el Ex Oasis se presentaría luego de estrenar su primer álbum solitario (As You Were) y haberse tocado en la versión argentina del festival. Lamentablemente tanta espera no valió la pena.

Todos los que hemos escuchado y seguido a Oasis durante el tiempo, nos hemos identificado con sus canciones y hemos marcado recuerdos (buenos y malos) con sus melodías. Pero también sabemos el eterno y a veces innecesario conflicto entre los hermanos Noel y Liam Gallagher. De esto podríamos escribir un análisis gigante, hacer una especie de bitácora de una pelea absurda (para nosotros) que cada semana entrega nuevos capítulos.

Ahora, es tanta la exposición de los Gallagher que hasta nos parece familiar y compresible sus actitudes y personalidades, como si se tratase de parientes o conocidos. Liam siempre se ha mostrado como un tipo soberbio creyendo que está en la cima del éxito. Retratado por Noel, los ex Oasis y el mismo lo deja muy en claro en el documental biográfico «Supersonic«, que retrata el nacimiento y escala de éxito de la banda hasta el concierto de Knebworth en 1996.

Pero vamos al show. Problemas con Lollapalooza Argentina obligó a reprogramar los números que se presentaban en nuestra versión del festival, a las 19:45 horas era la nueva hora pactada y muchos ya estábamos ganando lugar una hora antes. El sol Aún atacaba fuerte, pero todo valía para volver a escuchar parte de las canciones de Oasis con la voz principal y característica. La impaciencia se hacía notar cada vez más se acercaba la hora. Una música de fondo y entró la banda de apoyo junto Liam Gallagher al escenario. Sin más que decir, «Rock N Roll Star» comenzó a sonar entre los gritos de espectadores emocionados. Cada vez el show se llenaba de gente y podíamos ver a un Liam con su clásica postura de manos cruzadas en la espalda, todo parecía andar bien o eso creíamos. «Morning Glory» fue la elegida para continuar, pero ya se comenzaba a notar la incomodidad del frontman con el micrófono o derechamente el sonido. Todo esto es algo que sucedía en el escenario, ya que la sensación ambiente desde el público todo marchaba sobre ruedas.

El «amurramiento» de Liam era notorio y muchos nos imaginamos que algo malo podría suceder, en varias oportunidades gritó hacía la mesa de sonido a un costado del escenario, incluso hizo un gesto con las manos como preguntando ¿Paramos?, «Greedy Soul» parte de su nuevo álbum «As You Were» fue la tercera canción en interpretar y punto de colapso, aunque Gallagher nunca ha sido un vocalista prodigio, se lograba percibir problemas con su voz. La cuarta canción clímax y desenlace del show fue «Wall Of Glass”, otra de su disco debut, la cual comenzó con más reclamos de ex Oasis hacía el sonido y entre gritos de los miles quienes preciaban el confuso espectáculo, a la mitad del tema Liam se retiró molesto del escenario y dejo a su banda de apoyo con una notable incertidumbre e incomodidad de no saber que estaba sucediendo, lo mismo pasó el público. Todo tipo de gritos se escucharon y la banda termino la canción sin su vocalista, fue el momento en que Liam volvió dando una esperanza de que «el show debía continuar» pero al parecer ese concepto jamás estuvo presente, Gallagher solo volvió para decir:

«Mi voz está completamente destruida. No me voy a quedar aquí parado gritando toda la noche, porque el sonido es horrible. Lo siento. No puedo seguir cantando para ustedes (…) Esto no vale la pena”

Y sin más, salió junto a la banda, finalizaba un show de 20 minutos que nos dejaba a todos desconcertados, ¿realmente no volvería al escenario?, ¿es parte del show? Pero no, pasaban los minutos y los gritos del público comenzaron hacerse notar entre botellazos y objetos lanzados al escenario. Los gritos de «Hijo de puta» pasaron a un coro en masa coreando el nombre de «Noel».

¿Liam habrá pensando en algún momento en los miles de personas que tenía en frente?, o en esas personas que especialmente lo fueron a ver a él o en el bochornoso espectáculo que estaba dando. Claramente no, y ya es un recurso utilizado en distintas ocasiones por el ex Oasis. El último episodio fue en el Lollapalooza Chicago, donde realizó un espectáculo casi idéntico, tocando las mismas 4 canciones y retirándose del escenario. En Buenos Aires realizó un Sideshow donde ya se notaba con la voz forzada a eso sumando Lollapalooza AR.

Entrando la noche, Liam Gallagher publicó en su cuenta oficial de Twitter un comunicado escrito por su equipo donde se disculpaba por no terminar el show, justificando los problemas técnicos del sonido y una infección en el pecho que lo aquejaba hace unas semanas producto de una sinusitis.

«Debido a una infección en el pecho, tuvimos que cortar el show de Lollapalooza Chile esta noche. Liam fue diagnosticado con sinus, una infección de oído y nariz después de un show europeo algunas semanas atrás, lo que condujo a una infección en el pecho. Liam continuó actuando y tratando de superar esto, pero desafortunadamente hoy tenía una dificultad para respirar en el escenario y no pudo continuar con el set. Liam está muy decepcionado y molesto porque no pudo terminar el show y quiere disculparse con todos los que vinieron a verlo esta noche. Prometió reagendar un concierto en Santiago lo más pronto posible».

La soberbia característica y la parada de Rock Star nunca fueron desconocidas en la imagen de Liam Gallagher, pero el triste y bochornoso espectáculo de Lollapalooza, es una injusticia con el fans. Una incomoda espera de unos 40 minutos luego que el escenario quedará vacío, dejó la sensación que realmente a Liam le importaba muy poco lo que los demás pensarán. Más que el personaje de niño mal portado tiende a ser una falta de respeto y deja defraudado a miles de personas. Entre ellos quienes compraron la entrada solo por verlo, los que viajaron desde otras ciudades y quienes se esperaban un show completamente distinto.

En el tintero se quedaron canciones como “Supersonic”, “Cigarettes & Alcohol”, “Live Forever” o “Wonderwall”, esta última fue interpretada por The Killers casi como premio de consuelo. El inglés aseguró que reengendraría la fecha en Santiago lo cual a esta altura es poco confiable. No sabemos si volverá a tocar en otro Lollapalooza o si volverá a Chile con un show individual, solo sabemos que no pudimos ver, recordar y cantar a todo pulmón las canciones que tanto nos gustaron alguna vez.

Revisa las imágenes del show y el vídeo completo a continuación: