Tras 13 años bajo la tutela legal de su padre, la icónica artista pop solicitó este miércoles poner fin al acuerdo frente a una jueza.

Un desesperado llamado realizó la estrella del pop, Britney Spears, que a sus 39 años pidió fin a la tutela legal que mantiene su padre, Jamie Spears, desde el 2008. El señor Spears tiene control de su fortuna evaluada en US$60 millones y en los aspectos más importantes de la vida de su hija. Frente a la jueza, Brenda Penny y de manera online, la cantante habló durante más de 20 minutos exponiendo de forma cruda como ha sido para ella la «abusiva» tutela que durante 13 años controla su vida, “Han pasado muchas cosas desde la última vez que vine a la corte hace dos años. No había regresado a la corte porque sentí que no fui escuchada”, dijo. También dio duras declaraciones contra su padre y las personas encargadas día a día de sus cuidados de los que expresó «deberían estar en la cárcel».

Durante su apasionada y desesperada declaración, la cantante estadounidense indicó que su últimas presentaciones en vivo durante el 2018 fueron de manera forzada, «Me vi obligada a hacerlo. Mi administración dijo que si no hacía esta gira tendría que encontrar un abogado y, por contrato, su propia administración podría demandarme, si no cumplía. También la autora de «Toxic» recalcó como sus medicamentos habituales fueron cambiados por litio tras ser acusada de no querer colaborar en los ensayos de su show en Las Vegas, lo cual negó rotundamente, dijo: él (su terapeuta) me puso eso y me sentí borracha, realmente ni siquiera podía defenderme. Ni siquiera podía tener una conversación con mi mamá o mi papá realmente sobre nada.

Sobre su padre, la cantante tuvo duras palabras, «lloré por teléfono durante una hora y (Jamie Spears) le encantó cada minuto. El control que tenía sobre alguien tan poderosa como yo le encantaba controlar para lastimar a su propia hija y al 100.000%. Le encantó», demás dijo, «señora, mi papá y cualquier persona involucrada en la tutela y mi administración que desempeñó dos roles y me castigaron cuando dije ‘no’. Señora, deberían estar en la cárcel».

Spears también recalcó lo duro de su día a día en los cuales es forzada a ir a terapia y controlada en todo momento, expresó: «No puedes salir por la puerta principal, y es por eso que te vuelvo a decir esto dos años después, después de mentir y decirle al mundo entero que estoy bien y estoy feliz. Es mentira. Pensé que tal vez había si lo decía lo suficiente, tal vez podría ser feliz porque he estado en negación. Estuve en estado de shock. Estoy traumatizada, ya sabes, finge hasta que lo logres, pero ahora te digo la verdad, está bien, no estoy feliz. No puedo dormir. Estoy muy enojada. Es una locura. Y estoy deprimida. Lloro todos los días».

People-Britney Spears

También indicó que ha sido le ha negado el cuidado personal como el cuidado de su cabello o de sus uñas «durante un año no me hice las uñas, no me arreglaron el cabello, ni masajes, ni acupuntura, nada durante un año. Veía a las mucamas en mi casa cada semana con las uñas hechas, diferente cada vez. Además pidió que se le permitiera quitarse un dispositivo intrauterino para poder tener más hijos, «quería quitármelo (el DIU) para poder intentar tener otro bebé, pero este supuesto equipo no me permite ir al médico a hacerlo porque no quieren que tenga más hijos», declaró.

Durante toda su intervención, la artista hizo un llamado a cancelar la tutela sin tener que pasar por una revisión psicológica, «solo quiero recuperar mi vida y han pasado 13 años y es suficiente». Además deslizó porque antes no había hecho estas declaraciones, “Lo que he vivido es vergonzoso y desalentador, y es la principal razón por la que no hablé abiertamente. Pensé que nadie me creería”.

Las fuertes declaraciones de quien fue la estrella de pop más reconocida a nivel mundial en la década del 2000, causaron revuelo en redes sociales donde junto al hashtag del movimiento #FreeBritney, se compartieron miles de mensaje de apoyo.

Revisa la transcripción completa al español de la declaración de Britney Spears