Si lees “Sticky Fingers” y tienes más de 30 años, probablemente lo primero que se te vendrá a la cabeza será uno de los clásicos discos de Rolling Stones, publicado en abril de 1971.  Sin embargo,  y ayudándonos de un viejo viral de nuestras tierras: Hoy le traemos la novedad. Sticky Fingers es una banda integrada por Dylan Frost, Paddy Cornwall, Seamus Coyle, Eric da Silva Gruener y Daniel Neurath, un quinteto que lleva años sembrando sonidos que mezclan lo mejor del reggae y el rock psicodélico. Una fusión que aterrizó fuerte en Chile a principios del año 2016 y que hoy, luego de tres años de insistencia de sus fanáticos más acérrimos (que no son pocos), debutan a lo grande en el Festival Colors Night Lights – Summer Edition.

Si bien los comienzos del fenómeno no son para nada claros, los seguidores locales de “Stifi”  han creado una especie de “Sodamanía” versión millenials en las cuentas de la banda y manifestaron encarecidamente sus deseos de escucharlos en vivo. En primera instancia, ese sueño se vio frustrado durante el año 2016 cuando Dylan (vocalista) estuvo involucrado en actos de violencia y racismo. Tras ello, optaron por un largo receso que dejaba más interrogantes que respuestas y a su cuestionado líder internado por abuso de alcohol y bipolaridad esquizofrénica.

A lo largo de 2017 no se escuchó mucho de Sticky Fingers, no hasta que la propia banda anunció su regreso con un post de Instagram titulado “Look who´s back” (Mira quien está de vuelta), con más de 100.000 likes. Además, se dio a conocer la preparación de su cuarto disco, seguido de los exitosos “Caress Your Soul” (2013), “Land of Pleasure” (2014) y “Westway (The Glitter & the Slums)” (2016). En conclusión, hubo razones más que suficiente para que sus fanáticos chilenos retomaran sus antiguas demandas con más ímpetu que nunca, situación que incluso fue respaldada por personas de otros países, quienes también exigían a la banda que “por favor, vayan a Chile”.

El día 28 de noviembre y a través de un divertido video , dos de los integrantes (Eric da Silva y Daniel Neurath) anunciaban lo impensado y más esperado: “Vamos a Chile”, asegurando un espectáculo que de seguro figuraba en nuestra “lista urgente” en términos de conciertos pendientes (liderada por Tool, indudablemente). Como era de esperarse, la venta de entradas respondió a la insistencia de sus fanáticos y agotó rápidamente su preventa. Una espera que hasta ahora solo deja una verdad irrefutable: a veces hay que escuchar la voz del pueblo.

Los oceánicos se presentarán en el Velódromo del Estadio Nacional, junto al consagrado Wiz Khalifa, Donavon Frankenreiter y los nacionales Gondwana el próximo jueves 24 de enero y las entradas siguen disponibles en sistema Ticketplus.