Smith (voz y guitarra) y Gallup (bajo), los principales integrantes de la agrupación, suelen transmitir juventud y una fiesta con fin muy lejano.

La banda inglesa demostró que 40 años de carrera no son nada en su presentación en el Hyde Park en Londres, Inglaterra. Además, está presentación fue mostrada a nivel mundial.

La gente se acomoda en el cine, la ansiedad recorre en cada fanático presente. Una vez que inicia es imposible salir de la emoción durante un poco más de dos horas. Apenas comenzó y mis sentimientos no pararon, escuché los primeros sonidos de “Plainsong” del álbum de “Disintegration” (1989) y lloré, imaginando como si The Cure estuviera en Chile viéndolos por primera vez.

Los lideraros por Robert Smith se presentaron en una hermosa tarde de sol, que prontamente iba a descender. Mientras el ambiente hacia lo suyo, continuaba la segunda pista de la obra culmine de Smith, un clásico de la agrupación, “Pictures of You”. La canción comienza con su tradicional introducción en un bello escenario con grandes árboles que se complementaban a la perfección y daban a entender el calibre de los 40 años de los llamados “Easy Cure” en sus principios.

En el primer tercio del show, los álbumes que predominaron fueron “Disintegration” y “The Head On the Door” (1985) con canciones como “Lovesong” (1989). En esta canción dedicada a la esposa del vocalista. El maestro del bajo, Simon Gallup, mostró su perfecta ejecución y su rol fundamental en la banda. Sin duda, que el instrumento de cuatro cuerdas en la banda es igual de importante que la voz de Smith.

Lovesong

Luego, la banda interpretó canciones de unos de sus discos más pop, estrenado en la segunda mitad de la década de los ochenta  (mencionado en el párrafo anterior). Los tracks que representaron al álbum fueron: “Push”, “In Between Days” y “A Night Like This”, con una presentación fenomenal y solo un par de acordes.

Después fue el turno de “Kiss me, Kiss me, Kiss me” (1987) con If Only Tonight We Could Sleep, unas de las canciones más experimentales del álbum y luego con un hitazo, “Just Like a Heaven”. Sin embargo, el publico del concierto continuaba tranquilo hasta que sonaron los primeros golpes de la batería de Jason Cooper y aparece “Why Can’t I Be You?”. De hecho, hasta los asistentes del cine comenzaron a moverse en sus asientos y cantando alegremente. Las voces de los fans chileno arreglaban los problemas de los parlantes del lado izquierdo de la pantalla que se detenían de vez en cuando.

Tras el encore, los éxitos llovieron como “Lullaby” (1989), “Friday I’m In Love” (1992), “10:15 Saturday Night” (1979), entre otros, con un Robert Smith muy agradecido por sus seguidores en estos 40 años de trayectoria musical. En la cúspide del show, al momento de tocar “Boys Don’t Cry” (1979), el mayor éxito de la banda, Smith comenta que ese mismo día se presentaron por primera vez como banda. Luego de las palabras del vocalista, los asistentes lo ovacionaron con un gran sentimiento de emoción y felicidad, que estuvo muy marcado fuera de la pantalla del cine.

Friday I’m In Love

No hay duda que The Cure es y será unas de las bandas más influyentes de la década de los 80. La banda inició en un gran escenario junto a Joy Division, Siouxsie and The Banshees, Bauhaus y más. Fue una gran camada del post punk inglés que después de mucho tiempo todavía dan para hablar.