Como ha sido previsto, Turnover debutará en nuestro país el próximo 22 de Enero en Club Chocolate y si aún no has escuchado de los oriundos de Virginia Beach, te has estado perdiendo de mucho.

Con una mezcla de sonidos propios de Estados Unidos y notables influencias europeas, Turnover promete un show imperdible para los amantes del rock alternativo, junto a cada entrega de estos últimos años viene un poco de historia y contexto de la banda, por lo mismo, no hay mejor momento para hacer un recorrido por esos cuatro álbumes publicados a la fecha como carta de presentación de los estadounidenses, siendo el último de ellos lanzado el pasado 1 de Noviembre, a dos meses de su visita al país, que parece haber generado más reacción de la esperada.

Magnolia (2013):

El álbum contiene un sonido pop punk, inspirado en una corriente emo propia de los Estados Unidos en años anteriores, como un álbum debut, muestra la búsqueda de un sonido propio dentro del estereotipo a la fecha, donde muchas cosas en la escena musical nacional estaban evolucionando, para contextualizar, este fue el momento clave donde muchas agrupaciones comenzaron a comercializar su material hacia una esquina más bien pop, Turnover había llegado un poco tarde a la corriente a pesar de su formación en el 2009, pero más adelante mostrarían su cambio de una forma muy distinta a los demás. De este álbum se destacan las canciones «Most Of The Time» y «Daydreaming«, las cuales pueden ser una excelente introducción en el repaso de su discografía.

Peripheral Vision (2015):


El punto perfecto de la banda llega dos años después, dando un atrevido salto hacia un atractivo sonido post punk revival, dream pop e incluso shoegaze, manteniendo una base pop punk que logra canciones disfrutables, recordables y fáciles de digerir, lo que discrepa, en cierta medida, con el tiempo que suele tomar para encontrar el punto justo en la experimentación que conllevan los estilos musicales anteriormente mencionados, de esta manera, Peripheral Vision se convierte en una ganancia redonda, versátil, que puede perfectamente ser el soundtrack de una película, tu playlist para ir de viaje y simplemente un acompañante en las noches con luna llena, una nube que te invita a subir en ella para ir a dar un paseo con tus pies fuera del suelo. «I Would Hate You If I Could» y «Dizzy On The Comedown» se volvieron las habituales especiales de manera destacada, exponen perfectamente aquella sensación que el dreampop debe dejar en ti, y quien no sienta esa magia automática dentro de ellas, realmente necesita escuchar de nuevo.

Good Nature (2017):


La integración de sonidos ambientales va de la mano perfectamente con la portada de este álbum, entramos en una selva tranquila pero salvaje, teñida en un cielo rosa y lleno de hermosas criaturas, felicidad nostálgica, un ritmo bailable pero al mismo tiempo llorable, cada álbum parece ir subiendo un peldaño y reinventándose, sumando nuevos sonidos pero nunca quitando, sino mezclando en su medida perfecta, es «algo sobrenatural» tal como dice su single triunfador y actualmente la canción más escuchada de la banda con 18 millones de reproducciones en Spotify, aunque personalmente, le daría mucho crédito a «Butterfly Dream«, ya que retrata de forma exacta la transición desde Peripheral Vision y Altogether.



Altogether (2019):


La versatilidad toma forma en el nuevo álbum de Turnover, desde sonidos retros ochenteros y noventeros, líneas de bajo pesadas, sintetizadores, pedales, bases simples de pop, jazz, voces en eco, este álbum tiene para todos los gustos, pero no se siente como un cambio brusco, esto debido a la capacidad que tuvieron como artistas de reinventarse dentro de una misma línea de manera efectiva, siendo fieles con un sonido pero al mismo tiempo entrando a lo que el público quiere escuchar. «Much After Feeling» y «Sending Me Right Back» suenan como dos canciones de prueba con experimentación, por otra parte, «Plant Sugar» y «Temporary Love», mis favoritas, tienen toda la vibra retro planteada de una forma totalmente adaptada ad portas del 2020.

Con esta última canción, la invitación queda totalmente hecha, Turnover traerá su propuesta hasta nosotros y estaremos atentos al recibimiento de ésta.

La banda estadounidense se presentará el próximo 22 de enero en Club Chocolate.