La banda indie “El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco”, se presentó este sábado con aforo completo en el Centro Cultural Rojas Magallanes de La Florida, siendo así, una de las primeras bandas que vuelven a los escenarios con público presencial tras casi dos años de convivir con el Covid-19.

Por Laura Gatica

Voy a empezar por admitir dos cosas muy importantes, porque sinceridad ante todo chiques. La primera, es que había escuchado un par de canciones de “El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco”, pero esas más conocidas y la verdad ni siquiera distinguía que eran de ellos. La segunda, y la que más me duele, es que no recuerdo cuando fue la última vez que fui a una tocata, eso significa que fue mucho antes de la pandemia. 

No importa, solo lo cuento a modo de contexto, porque quizás esos dos factores influyeron en que me sintiera nuevamente como una adolescente, porque cuando llegué al centro cultural y ya había una fila de personas esperando entrar, me puse muy ansiosa y quería que empezara luego.

Cuando entró la banda y empezaron los aplausos y silbidos, me pasó algo que creía olvidado, pero mi cerebro lo supo reconocer de inmediato, era la dopamina. Bastaron un par de segundos del “El Cómodo Silencio de los que Hablan Poco” sobre el escenario, para que nos leyeran a la mente a todos los que estábamos sobre las gradas del Centro Cultural Magallanes y nos invitaran a ocupar el espacio bajo el escenario, para hacer eso que veníamos esperando desesperadamente hace casi dos años: bailar y cantar con desconocidos.  

241430846_539225887363170_7273272548820752108_n
Fotografía por @verel_fin

Los “ECSDLQHP” se pararon sobre un escenario abrazado por una escenografía tan dreamy como su música, solo necesité una canción para pararme curiosa en la tercera fila de la grada para verlos mejor. Ya en el segundo tema estaba bailando y compartiendo sonrisas escondidas debajo de mi mascarilla con la gente a mi alrededor; es loco, pero a pesar de tener la mitad de la cara cubierta y estar en un lugar oscuro, se notaban los intercambios de felicidad.

Fue bacán poder compartir con tantos desconocidos – un poco más de 100 para ser exactos, porque aforos, obvio – Me encantaría poder escribir una opinión más fundada sobre los temas nuevos que tocaron de forma inédita o hacer un mayor análisis de los “ECSDLQHP”, pero la verdad es que fui a ese lugar para dejarme llevar por toda la energía y para sorprenderme con una banda que no conocía y que ahora me encanta. 

241186885_909143649676384_6622631935340442474_n
Fotografía por @verel_fin

Hace muchos años dejé de ser adolescente, pero ayer me sentí como una; creo que fue por esa sensación de hacer algo que de alguna forma parecía prohibido o lejano, como cuando tus papás te dicen que a X edad vas a poder ir a ese lugar que tanto quieres.  Tuve esa sensación insuperable de descubrir una banda que te gusta a la antigua usanza: en vivo, en una tocata, rodeada de personas que comparten y vibran en un mismo espacio. Y ahora, para sentirme más teen, voy escuchar sus dos discos mientras camino un domingo a pasos de incomprendida, para que en el caso de que vuelva a escribir de la banda, pueda contar algo más que mi experiencia.

Por favorcito Dr. Paris, si lee esto, no deje que la cultura cierre sus puertas antes que el mall. La tarde de ayer contó como un mes de sesión psicológica.  

Fotografías por @verel_fin

241430846_539225887363170_7273272548820752108_n
241181567_376023610817820_5821313699775233845_n
241410114_2152460761560848_8651135792995263251_n
241430087_182189760668519_8959702814686483415_n
241186885_909143649676384_6622631935340442474_n
241366941_941848436676185_7390850628406558265_n
241172657_598188437842083_1201952134068028215_n
241172658_539499073821469_182183931472323134_n
241370579_874174580154612_7666378794853422579_n
241169980_224004349695277_1523936440988181991_n