“Why Me? Why Not” es el esperado regreso del menor de los Gallagher a las pistas. Después de un exitoso debut con “As You Were” el ex frontman de Oasis publicó el pasado 20 de septiembre – en plenas fiestas patrias – su segundo disco solista.

El larga-duración comienza con ‘Shockwave’, el primer single que avecinaba el retorno de Liam hace unos meses, es una cita al Rock n’ Roll más crudo de su época en Oasis, que recuerda el sonido a la ‘Ain’t Got Nothin’ del disco Dig Out Your Soul (2008).

Le sigue ‘One of Us’, el último sencillo previo a la publicación del disco, que se posiciona como una de las mejores canciones de Gallagher en toda su carrera (como compositor) y además una de las más sinceras: es una oda a su hermano Noel, una confesión donde el principal motor es el llamado a su hermano a “volver” (¿Oasis?)

‘Once’ es una balada clásica Gallagheriana, fue también el tercer single y una de las favoritas del propio cantante: “Once es una de las mejores canciones de las que he tenido el placer de formar parte, y créanme que he cantado en otras grandes canciones. Espero que lo disfruten tanto como yo

‘Now That I’ve Found You’ es un rock pop que podría haber estado en el As You Were, cuya temática trata sobre la reunión de Gallagher con su hija Molly, con quien tuvo escaso contacto durante la infancia de la misma, y el tema habla sobre recuperar el tiempo perdido y el amor de Liam ella.

‘Halo’ – a opinión personal – es una de las más débiles del disco, y recuerda a otra muy parecida del anterior proyecto de Liam, Beady Eye, “Bring the Light”. Le sigue ‘Why Me? Why Not?’ canción que le da título al álbum, es una de las propuestas más fuertes, que representa lo que Gallagher mejor sabe hacer: Rock con grandes coros. Un temazo.

‘Be Still’ sigue la línea de Shockwave, siguiendo fielmente la línea Oasis. El disco continúa con ‘Alright Now’, una balada del tipo Lennon (se sabe la admiración/obsesión de Liam por el fallecido Beatle) con una recalcada presencia de cuerdas, que recuerda el sonido del Walls and Bridges (1974) del mismo Lennon.

Al parecer Liam pensó esta sección del disco como una suerte de homenaje a sus grandes héroes, porque ‘Meadow’ es una cita textual del trabajo de George Harrison. Con unos órganos Hammond que parecieran sacados de ‘Blue Jay Way’ de The Beatles, y un solo de guitarra inspirado totalmente en la forma de tocar y el sonido del fallecido compositor. Otro de los puntos fuertes del disco.

‘The River’, al igual que otras mencionadas, pareciera salida del último disco de Oasis. Mantiene una relación muy estrecha con “The Turning”, en especial algunos pasajes de la canción. ‘Gone’, último tema del álbum, es una mixtura entre el Rock n’ Roll clásico en ¾, con cuerdas y guitarras noventeras, que casi terminan recordando algunos clásicos de The Verve.

Hasta aquí, terminaría oficialmente el disco. No obstante, está disponible en todas sus plataformas en su formato “Deluxe”, por lo cual aún quedan tres canciones por escuchar:

‘Invisible Sun’, sorprendentemente, es una canción que perfectamente podría haber sido single. Es otro de los puntos fuertes del disco, y es un rock mucho más moderno que los presentados anteriormente. Las voces están muy inspiradas en The Stone Roses – otra banda favorita de Liam –

‘Misunderstood’ es algo que no se puede entender. Y entrando en territorio muy de opinión personal, ¿Cómo es posible que la mejor canción del disco haya quedado relegada a un lado B? Es una balada con una letra bastante emocional. En un pasaje del tema, se hace una cita a la canción “Nobody Loves You” de John Lennon.

Todo termina con ‘Glimmer’, la canción que difícilmente se asocia al sonido de Liam Gallagher. Eso no quiere decir que sea débil, para nada. De hecho, es bastante buena, pero es un sonido Pop al que no acostumbra explorar el mítico frontman de Oasis. Por decirlo de alguna forma, pareciera que Gallagher quiso hacer su propia ‘Walking On Sunshine’ de Katrina & The Waves.

“Why Me? Why Not.” No viene a romper esquemas, ni tampoco a innovar en ningún sentido. El sucesor de “As You Were” continúa en la misma línea propuesta por Liam Gallagher, y eso no tiene absolutamente nada de malo. Mientras su hermano Noel intenta desprenderse – sin mucho éxito – de aquel sonido que los caracterizó a ambos, es Liam quien toma el timón y continúa replicando la fórmula que lo llevó a donde está

En cuanto si es mejor o peor que el debut, este disco presenta más seguridad, pero en general mantiene un mismo nivel, y eso es un buen indicativo.